Tanto si hablamos de una zona de recreo como de una zona de piscinas, las vallas de seguridad para piscinas son un complemento perfecto y también indispensable, si queremos contar con medidas que sean realmente seguras para los más pequeños.

Las vallas de seguridad para piscinas pueden servir para muchas cosas:

  • Pueden ser la mejor manera de separar zonas de un terreno exterior
  • De proteger a todos los miembros de la familia, sobre todo a los más pequeños, de caídas precipitadas al agua y, en consecuencia, posible asfixia por inmersión
  • Tienen un diseño propio y exclusivo que embellecerán la estética de la zona y no afectarán al campo de visión, porque están hechas con un tipo de malla transparente, que es altamente resistente y duradera.

Se recomienda que la altura de las vallas de seguridad no sea ni demasiado alta ni demasiado baja, para que los niños no puedan saltarlas, pero tampoco queden justo al nivel de nuestros ojos.

Cuestiones a tener en cuenta con las vallas de seguridad para piscinas

Es un tipo de vallado que suele utilizarse en piscinas municipales y urbanizaciones, pero también en casas unifamiliares.

Dependiendo del tipo de terreno que se presente, las vallas de seguridad para piscinas deben instalarse de una manera o de otra. Si el suelo es césped es mejor optar por instalar las vallas directamente en el suelo, pero si el suelo es cemento, lo mejor es utilizar un pequeño muro para asegurar la estabilidad de la valla.

Nuestras vallas de seguridad se adaptan a cualquier tipo de piscina y siempre se mantiene tensa la malla, impidiendo que los niños o las mascotas puedan pasar por debajo o escalarla, ya que cuenta con una trama tan compacta que imposibilita ni si quiera el paso de un dedo o un pie.

Es un tipo de tejido completamente inalterable a los estiramientos o desgarros y cuenta con un tratamiento específico contra la acción que puede desencadenar los rayos UVA o los productos químicos del agua de la piscina.

Es un tejido con efecto transparente que permite visualizar a los niños en todo momento y desde cualquier tipo de ángulo, tanto si estamos dentro como si estamos fuera del área de la piscina, lo que aumenta aún más la medida de protección de los más pequeños.

Podrás encontrar una gama de cuatro colores en nuestras vallas de seguridad para piscinas: Marrón, verde, negro y blanco, los cuales se adaptarán muy bien al entorno. Son vallas que proporcionan la máxima resistencia y durabilidad, son inaccesibles e infranqueables, son versátiles y elegantes, transparentes, de máxima calidad y con cinco años de garantía de fábrica y cinco años de instalación y montaje, no necesitan mantenimiento y cuentan con una larga vida útil.

Compartir

También te puede interesar

Sin Comentarios

Haz el primer comentario.

Deja un Comentario

Por favor, introduce tu nombre. Por favor, introduce un email válido. Por favor, escribe el mensaje
× ¿Cómo puedo ayudarte?