Las vallas de seguridad Protec Baby han sido diseñadas y desarrolladas específicamente para evitar las causas que generan accidentes en piscinas.

Las mallas de seguridad para barandillas Protec Baby son un producto ideal para exteriores, permiten que la luz del sol atraviese la malla sin perder la agradable sensación de claridad.

Su resistencia a la intemperie permite instalarlas en balcones y terrazas, donde muchas veces hay un vacío de seguridad y quedan espacios en donde un niño puede caerse o quedar atrapado.

Este producto está disponible en color negro y blanco, proporcionando una gran transparencia e integrándose en cualquier ambiente o entorno.

También pueden utilizarse en interiores como rellanos de escalera o barandillas, donde hay un cambio de nivel o un piso superior. A veces solo se presta atención en poner puertas de protección para los más pequeños y no se pone la misma seguridad en las barandillas de separación.

La limpieza de este producto es rápida y sencilla con un paño húmedo.

La instalación de estas vallas puede salvar la vida de sus seres queridos protegiéndolos contra el ahogamiento accidental. Respondiendo a las necesidades de una valla profesional se distinguen por las siguientes cualidades:

Tejido de la malla

Las vallas Protec Baby se fabrican con tejido de malla Textilene®. Este tipo de malla es increíblemente resistente y duradero. Su configuración permite que el viento traspase perfectamente a través de ésta y si se le hace un corte con un cuchillo, no se desgarra. Este material se usa especialmente en la industria de muebles de exterior y está tratada con estabilizadores de luz UV e inhibidores de moho que garantizan una larga vida al aire libre. La malla Textilene supera todos los requisitos de la ASTM (American Society for Testing and Materials) aplicables a las vallas de seguridad.

Postes

Los postes son de diámetro 25,4mm y una altura de 1,22m en aluminio extruido de alta calidad T-6063 en grado marino. Los postes están separados cada 0,91m para aportar rigidez a la valla y proporcionar seguridad. Este tipo de aluminio se encuentra comúnmente en la industria marina y está concebido para soportar todo tipo de temporales marítimos. La resistencia y rigidez se consigue gracias a su núcleo interno Tri-Core ™, diseñado por los ingenieros de Protec Baby en EEUU en 1994.

Revestimientos

Los postes en aluminio extruido están protegidos con un recubrimiento en polvo del mismo color que la malla. Estos postes reciben un tratamiento previo para garantizar una buena adherencia a la superficie. La resina se aplica electrostáticamente y a continuación se hornea proporcionando una excepcional durabilidad y un acabado de alta calidad para que no se decolore ni agriete. Todos nuestros procesos de fabricación son respetuosos con el medio ambiente.

Tornillos

Se presta especial atención a los tornillos. Para una mayor seguridad solo se utilizan tornillos inoxidables autoroscantes Tek recubiertos con una imprimación de tres capas de revestimiento cerámico. Son tornillos de cabeza hexagonal de ¼ de pulgada para un fácil montaje. Los tornillos que fijan la malla, están roscados en el diámetro exterior del poste y penetran en la parte central del núcleo Tri-Core ™ para una mayor fuerza de agarre.

Insertos y tapas

Los postes se introducen en los insertos de la cubierta. Estos insertos, fabricados en polipropileno, han sido diseñados para resistir la intemperie de forma continuada. Desarrollados por los ingenieros de Protec Baby, su característica forma interior en cruz aumenta su capacidad de agarre, asegurando una correcta sujeción e instalación de la valla.

Las vallas están fabricadas en malla perforada muy resistente pero suficientemente pequeña para que los niños no puedan agarrarse con los dedos y trepar. La malla no tiene ningún tipo de perfil para que los niños no puedan apuntillarse. A pesar de que se cuelguen con las manos de la parte superior el 1,22m de altura de la valla hace que sea imposible sobrepasarla.

Puerta de cierre automática

Se accede al interior de la piscina a través de una puerta de seguridad de cierre automática, totalmente inaccesible para los más pequeños. Para nosotros la seguridad es lo primero y el acceso a la piscina a través de una puerta de seguridad no lo planteamos como un producto opcional.

El mejor sistema de bloqueo automático es el Magna-Latch ®. Este sistema de cierre electro-magnético se caracteriza por su fiabilidad, una vez la puerta se cierra queda totalmente bloqueada.

El sistema de apertura Magna-Latch ® dispone de un mecanismo de apertura triple, primero hay que estirar verticalmente el tirador, a continuación hay que girar para desbloquearlo y además incorpora una llave para bloquearlo permanentemente. Este dispositivo se coloca a una altura de 1,37m y es totalmente inaccesible para los niños.

El sistema de cierre automático Tru-Close ® cierra la puerta automáticamente a través de sus bisagras de retorno automático, diseñadas especialmente para trabajar a la intemperie sin deterioro ni oxidación. Este mecanismo asegura que la puerta nunca quede abierta. El cierre de la puerta es progresivo y silencioso gracias a su sistema de amortiguación.

El marco de la puerta está fabricado en aluminio de 25,4mm de espesor con un recubrimiento de polímero para garantizar una larga durabilidad.

El interior del marco y la puerta están forrados de la misma malla Textilene que se utiliza en las vallas de seguridad.

El diseño de esta puerta está considerado como el más novedoso del mercado tanto por su robusta estructura como por su estética.

El tejido de la malla Textilene se caracteriza por ser ultra-transparente. El efecto de transparencia le permite visualizar y controlar desde cualquier ángulo todo lo que está sucediendo en el interior de la piscina y en sus alrededores.

Las vallas de seguridad Protec Baby se presentan en una gama de 4 colores, negro, marrón, verde y blanco adaptándose perfectamente al entorno de su jardín. Los acabados de las vallas y su transparencia se integran en todos los ambientes de forma elegante y discreta.
Nuestras vallas se presentan en secciones de distintas medidas para que puedan adaptarse perfectamente al contorno de su piscina, pudiéndose instalar en cualquier tipo de superficie, hormigón, pavimento, baldosas, tarima de madera y césped.

En las ocasiones en las que se desea el acceso abierto a la zona de la piscina, un adulto puede desmontar el vallado parcial o totalmente en apenas unos minutos y sin emplear herramientas. Se incluyen unos tapones del mismo color que los insertos para que éstos puedan pasar desapercibidos en el entorno de la piscina.

Nuestras vallas no tienen arrugas ni defectos, su ajuste es perfecto y recto desde su instalación y cada vez que se deseen montar de nuevo.

Las distintas medidas de las secciones (desde 1,80m hasta 5,40m) permiten que éstas se puedan enrollar y guardar fácilmente gracias a su ligereza.

Las vallas de protección para piscinas son un sistema de seguridad pasiva, no necesitan que nadie las ponga en marcha, no necesitan corriente eléctrica y funcionan los 365 días del año sin mantenimiento. No requieren ningún tipo de tratamiento especial para su limpieza, la simple pulverización de agua mediante una manguera es suficiente. Ayudan a mantener la piscina limpia ya que impiden el paso de pequeños animales y restos de hojas.

Los materiales utilizados en Protec Baby cumplen las normas de la ASTM (American Society for Testing and Materials). Los procesos de fabricación se realizan en nuestras instalaciones cumpliendo las normativas de calidad. Todos los productos Protec Baby se prueban para asegurar su rendimiento y seguridad. Para nosotros no hay sustituto para la calidad cuando se trata de la seguridad infantil.

Las vallas de protección Protec Baby tienen una garantía de 5 años de fábrica y 5 años de instalación y montaje.

La instalación de nuestras vallas es rápida y sencilla. Se realiza por nuestro equipo de instaladores certificados y no ensucia la piscina ni el jardín.

Nuestras vallas se presentan en secciones de distintas medidas para que puedan adaptarse perfectamente al contorno de su piscina, pudiéndose instalar en cualquier tipo de superficie, hormigón, pavimento, baldosas, tarima de madera y césped.
Se realizan agujeros en la superficie de la piscina a 10cm de profundidad, dispuestos a 1m del perímetro de la piscina y a una distancia entre centros de 0,91m. Los insertos se introducen en los agujeros bajo presión, que es donde se alojarán las secciones de las vallas ensambladas con una gran precisión.

Los agujeros se realizan con un equipo especial de perforación de diamante y refrigerado para evitar el astillado o grietas en la superficie de la piscina.

La duración de la instalación es de un día, en casos especiales, dos días.

En las ocasiones en las que se desea el acceso abierto a la zona de la piscina, un adulto puede desmontar el vallado en apenas unos minutos y sin emplear herramientas. Se incluyen unos tapones del mismo color que los insertos para que éstos puedan pasar desapercibidos en el entorno de la piscina.

Nuestras vallas no tienen arrugas ni defectos, su ajuste es perfecto y recto desde su instalación y cada vez que se deseen montar de nuevo.

Disponemos de stock permanente de nuestros productos para poder dar el mejor servicio a nuestros clientes.

INSTALAMOS TODOS LOS DÍAS DE LA SEMANA

Últimas Vallas de seguridad instaladas